Qué es el ISO y cómo afecta tus fotos

Qué es el ISO y cómo afecta tus fotos

Qué es el ISO y para qué sirve? Es posible que te hayas hecho esta pregunta al navegar por los ajustes de tu cámara, tratando de entender cómo funciona y qué efecto tiene cada uno.

Qué es el ISO?

En las palabras más sencillas: ISO es la sensibilidad de la cámara a la luz. Entre mayor sea el valor del ISO, más sensible a la luz será el sensor, es decir la imagen será más luminosa y brillante.

Una manera fácil de comprender este concepto es comparándolo con un micrófono que trata de captar un sonido. Si el sonido es lo suficientemente fuerte, puedes usar una sensibilidad baja y será suficiente para captarlo bien.

Sin embargo, cuando el sonido que tratas de captar es débil, necesitas aumentar significativamente la sensibilidad para poder captarlo. Pero en este caso, el micrófono va a ser tan sensible que no solo va a captar el sonido que tenías en mente, sino que también captará otros sonidos a tu alrededor: el carro pasando en la calle, el viento en los árboles, la conversación en la habitación de al lado, etc. Todos estos sonidos indeseados son llamados “ruido”.


Qué es el “ruido” en fotografía?

Ahora apliquemos esto a la fotografía: Si estás tomando fotos en plena luz del día, la luz es abundante, por lo que puedes usar el menor valor posible de ISO (usualmente es de 100). Como la luz es bastante fuerte, puedes usar la sensibilidad mínima a la luz. Pero cuando la luz no es tan fuerte (en interiores o de noche) necesitas aumentar el ISO, para que el sensor sea más sensible y pueda capturar adecuadamente la escasa luz para obtener un buen resultado.

Dato importante: En vez de subir el ISO, puedes ajustar los otros dos elementos (velocidad de obturación y/o apertura) para equilibrar las cosas y no tener que subir tanto el ISO, pero eso es un tema aparte.

Aumentar demasiado el ISO tiene su precio. Con valores de ISO demasiado altos, empezarás a tener “ruido” en tu imagen. En fotografía, el “ruido” equivale a que tendrás una imagen granulada y menos nítida, disminuyendo la calidad general de la foto. El “ruido” o “granulación” de la imagen se hace aún más evidente cuando haces zoom en la foto que tomaste.

Para entender bien lo que es el “ruido” en una foto, vean este ejemplo. Tomamos la misma foto de noche en una habitación, pero con valores ISO muy distintos. La primera con un valor bajo (800) y la segunda con el valor más alto que tiene nuestra cámara (25.600). En la segunda imagen la velocidad de obturación tuvo que ser modificada para que la imagen fuera similar, pero por lo pronto enfoquémonos únicamente en el ISO.

ISO en 800
ISO en 25,600

A primera vista la diferencia puede no ser muy evidente, pero cuando haces zoom mira cuán granulada se ve la segunda imagen, comparada con la primera:

ISO en 800
ISO en 25,600

Esto es “ruido” que ven aquí. Cuando haces zoom, todo ese ruido arruina tus fotos y no hay manera de arreglarlo después en edición.

Recuerda: Cuando tomas fotos en condiciones de poca luz, un valor ISO demasiado alto resultará en imágenes granuladas, que se verán muy mal cuando hagas zoom.


Consejos para el manejo del ISO

Ahora que entiendes qué es el ISO y cómo afecta tus fotos, te compartimos tres consejos para manejarlo siempre de la mejor manera y obtener los resultados deseados:

Procura usar el menor valor ISO posible

Esta es probablemente una de las cosas más importantes que puedes hacer. Utilizando un valor menor tendrás como resultado imágenes más nítidas y lisas, en comparación con las imágenes más borrosas y granuladas que obtendrías con valores ISO muy altos.

Desactiva el control automático del ISO

Todas las cámaras te permiten escoger la opción de que la cámara ajuste de manera automática el ISO por ti, dependiendo de la iluminación a tu alrededor. Esto suena como algo bueno, no? Pues no lo es!

Por qué? Como acabamos de decirte, debes procurar tomar fotos con el menor valor ISO posible, y dejar el ISO en automático significará que no podrás seguir esta regla. En lugar de ajustar la velocidad de obturación y la apertura para compensar por la escasa luz, la cámara simplemente aumentará el ISO, con las consecuencias negativas que eso conlleva: imágenes granuladas y menos nítidas.

Por esto, lo mejor es siempre desactivar el control automático del ISO en tu cámara, lo que te permitirá siempre ajustarlo manualmente para mantenerlo al mínimo.

Si la luz cambia, ajusta el ISO!

Si vas a estar en control del ISO de tu cámara, esto significa que cada vez que la luz a tu alrededor cambie, debes igualmente ajustar el ISO. Si estás afuera en un día soleado y pasas a interiores, necesitarás aumentar el ISO un poco. De la misma manera, si estás adentro y sales a la luz del día, deberás bajar el ISO. Les mostraremos un ejemplo:

Estábamos en Florencia, en el interior del Palazzo Vecchio, y por lo tanto estabamos utilizando un ISO adecuado para interiores. En uno de los salones del palacio había una ventana con vista al domo de la catedral, y quisimos hacer una foto. Sin embargo, no cambiamos el ISO ante este aumento en la luz, y simplemente tomamos la foto:

El ISO estaba demasiado alto

Como pueden ver, salió muy brillante (sobreexpuesta). Así que bajamos el ISO un poco, intentamos de nuevo, y obtuvimos esto:

Mucho mejor

Siempre recuerda: si la luz cambia, no olvides cambiar también el ISO. No quieres volver a casa y darte cuenta de que has tomando muchas fotos que salieron o muy brillantes o muy oscuras porque no ajustaste el ISO!


Tienes alguna duda?

Si tienes alguna duda sobre el ISO, déjala en los comentarios y te responderemos lo mejor que podamos!

Si este artículo te ha parecido útil, por favor compártelo para que más personas se atrevan a dar sus primeros pasos para convertirse en mejores fotógrafos!

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.